Corresponsabilidad

cocina

Cocinar es una forma más de impresionar, como lo es también ordenar y limpiar, todo un clásico de ambos para comenzar esta etapa idílica con buen pie. “No vaya a creer que he vivido hasta ahora en una leonera” “Que no sea tan evidente que me he alimentado de pasta-arroz-pizza hasta la semana pasada” “Ya casi ni me acuerdo de cómo se hacía la cama”.

Todo es muy bonito… hasta que la que limpia y cocina es ella, y el tiempo que antes dedicaba a pelis-libros-amigos-deporte-play-flojear, ha disminuido. Y mucho. Mientras él sigue teniendo tiempo para todas estas cosas.

¿Pero por qué? “Porque ha sido educado en el patriarcado, desde pequeño ha visto que la que hacía todo en casa era su madre, mientras papá iba a trabajar (quizás hasta las mismas horas que ella) y después veía el fútbol, leía o iba con los amigos”.

Excusas. El tiempo libre no puede basarse en que ella cargue con las responsabilidades de ambos. Cuando ofrecen su ayuda están dando por hecho que es algo que tiene que hacer ella. No es cuestión de ayudar, es cuestión de co-responsabilidad, las tareas son conjuntas.

Y no señores, no caigan en el error de preguntar constantemente “¿qué hago?”, hay que tener iniciativa, porque no consiste solo en el tiempo que emplean ellas para mantener la casa. Estar pendiente constantemente de lo que falta en la nevera, de que hay que pasar la fregona o de que hay que tender la lavadora, provoca el mismo agotamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s